Es frecuente escuchar hablar de animales que están extinguidos o al borde de entrar en peligro de extinción, pero lo que no es tan habitual es encontrarnos nuevas especies, ¿no? Así que hoy te voy a contar de una de ellas: una nueva especie de escorpión.

El escorpión emperador azul

Este curioso ejemplo de la naturaleza se encontró por primera vez hace menos de diez años, en el 2006, en África, concretamente en Ghana. Es una derivación del género Pandinus imperator, nombre que se traduce en “emperador”, y es el sobrenombre que se le da a los escorpiones de gran tamaño. El de nuestro caso llega a medir unos 20 centímetros.

scorpio2

Como dice su propio nombre, es de color azul, pero no hay que confundirlo con el escorpión azul que es procedente de Cuba, México y algunas zonas de Asia. A estos últimos se les llama azules, pero en realidad no son de ese color, sino que tienen la piel color caoba o café, aunque en su cola tienen un ligero toque azulado oscuro.

Los escorpiones emperadores en general, y el emperador azul en particular, son capaces de reflejar los rayos ultravioleta, cualidad que se cree que usan para atraer a sus presas y así cazarlas.

El emperador azul no es un escorpión muy venenoso, y además se trata de un animal con costumbres sociales, que puede convivir con otras especies de compañeros y que no utiliza el canibalismo como modo de existencia.

Este nuevo escorpión suele vivir bajo tierra en túneles subterráneos o debajo de rocas y raíces, y su actividad es diurna.

El escorpión como conejillo de indias

Dicho animal se está utilizando para llevar a cabo diversas investigaciones científicas. Lo original de su color azul fluorescente se cree que se debe a un proceso de oxigenación degenerativa de proteínas. Si se llegara a demostrar, podría ser la clave para curar y entender la ceguera producida por las cataratas.

También el veneno que posee este espécimen puede ser un interesante medicamento contra las arritmias en un futuro no muy lejano. Y sobre esta sustancia también se están realizando investigaciones relacionadas con el cáncer. Se cree que en su interior hay proteínas anticancerígenas con las que se podrían preparar medicamentos y también introducirlo en terapias como la quimio.

Sin duda alguna el escorpión despierta grandes temores y no es para menos, su aspecto no es nada agradable, aunque ya nos hemos dado cuenta de que todo lo que se sabe de los escorpiones no es malo; tienen potencialidades naturales terapéuticas para llegar a desarrollar importantes terapias médicas en un campo nada desestimable para la humanidad, como lo es la lucha contra el cáncer.

Si te parece interesante esta información y quieres que tus amigos también conozcan más sobre esta nueva especie de escorpión, no dudes en compartir este artículo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here